Hace mucho que no escribimos en el blog, pero esta ocasión bien lo merece.

Aunque Desmontando a la Pili tenga solo 9 meses de vida, yo Natalia, una de sus dos mitades, llevo cerca de 4 años haciendo reuniones tupper-sex. Aún así, siempre me sorprende algo; puede ser el grupo, la casa, las intervenciones, las comilonas que se preparan, las caras que ponen para lo bueno y para lo malo, no sé, me encanta que cada reunión sea única y que mi capacidad de asombro nunca parezca tener fin.

Bien, pues ayer estuve en una reunión de chicas (también desmontamos a chicos) y como pasa siempre, había comida y bebida. El chocolate tampoco faltó esta vez.

Llegué 15 minutos antes de lo previsto. No me esperaban tan pronto, claro, y estaban poquitas todavía.

Mientras llegaba el resto, fuimos hablando de todo y de nada, pero la verdad es que me hizo mucha ilusión porque tenian muchas ganas de hacer la reunión, y de hacerla con nosotras. Había complicidad entre ellas, se notaba.

La reunión empezó como todas, presentación de quiénes somos y que es Desmontando a la Pili y luego ya pasamos a desmontar directamente: mitos, falsas creencias, genitalización-desgenitalización, los orgasmos…

… Y llegamos al momento donde desmontamos el porno ¡el momento Erika Lust!.

Matizar que hace muy poco que hemos empezado a llevar el libro y las películas de Erika Lust en la Pili-maleta.

Para las y los que no lo sepan, Erika Lust es una directora de cine porno y feminista. Una mujer que después de estudiar ciencias políticas, en Suecia y hacerse un máster en feminismo se lanzó a dirigir porno. Ella es periodista, escritora y madre de dos criaturas.

Si si, Erika decidió que iba a trabajar el feminismo en un mundo masculino, misógino y muy machista, como es el del porno. Un mundo en el que las mujeres únicamente somos objetos de placer y de deseo. Un mundo donde parecía que nada podía cambiar. Hasta que llegó ella con su PORNO PARA MUJERES.

Pues bien, sigamos con la reunión.

Llegadas a este punto empezamos a hablar de porno y de como es la relación más habitual de las mujeres con el porno y lo que pretende Erika Lust con su porno para mujeres desde una perspectiva feminista.

El debate como siempre, fue muy enriquecedor. Algunas conocían ya a Erika pero no su trabajo, otras no la conocían nada, y otras habían visto algo de ella, pero todas coincidimos después del debate: “Es necesario un porno que respete la imagen y la integridad de las mujeres”.

Y surgió. Sin preaviso. Por supuesto no estaba preparado… nos pusimos a ver uno de los capítulos de una de las pelis de Erika. Exactamente el de LIVE, de la película LIVE LOVE LUST.

Fue muy emocionante para todas, toda una experiencia, yo viendo porno con unas desconocidas y ellas haciendo algo que hasta ese momento estaba reservado solo para hombres, ver porno en grupo.

Al principio fue como si nos hubiéramos puesto a ver una película cualquiera, había risas, comentarios jocosos e incluso algunos nervios, ya que el DVD no quería arrancar.

Pero poco a poco y de manera muy natural nos fuimos metiendo en lo que nos estaban contando. Una historia con un buen argumento, con buena música, muy buena fotografía, actores con muy buena planta y una tremenda actuación.

Una historia con sexo explicito, pero en absoluto predecible.

Y les gustó, nos gustó!!

A unas les gustó mas que a otras lo que vieron, pero todas estuvimos de acuerdo en que nada de lo que vimos esperábamos que nos lo contaran así.

Lo más enriquecedor para mí fue ver como cada una de nosotras se fijaba en cosas tan diferentes: desde la hidratación de la piel de la actriz, el tamaño de los pechos de la protagonista, el piercing del pene y si éste realmente aumentaría el placer o no, hasta lo buenorro que estaba el chico y más, mucho más… que no voy a desvelar aquí.

Todas coincidimos en una cosa, realmente es un porno diferente.

Aunque no gustó a todas por igual, claro, para gustos los colores, el caso es que vivimos una experiencia que nunca hubieramos imaginado para esa esa tarde, incluida yo misma.

Conclusión: Por mucho que las mujeres hablemos de sexo cuando nos juntamos, ver porno juntas nos es algo que nos hayamos permitido por muchas razones. Pero cuando las cosas se hacen con cariño, como ésta película, hasta el porno se vuelve una estupenda excusa para disfrutar con las amigas.

Gracias chicas, gracias Erika, por obsequiarme con una velada inolvidable.