el 7 julio, 2013

La Coordinadora de Organizaciones Feministas de Zaragoza ha hecho público un comunicado contra la injerencia de la Iglesia en los derechos sexuales y reproductivos de las personas y ante “tanta necedad, hipocresía e intrusismo”. Esta Coordinadora ha llevado a cabo en la capital aragonesa una campaña de recogida de firmas contra la reforma de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE).

581735_560715647287000_248619243_n

“Mientras este gobierno sigue ejecutando políticas que arruinan la vida y la dignidad de la gente, haciendo más pobres a los que ya eran pobres y queriendo acabar con una sanidad pública que es la mejor garantía de la defensa de todas las vidas, la conferencia episcopal paga unos paneles publicitarios enormes, que seguro cuestan un dineral, en reclamar la vida de quien no ha nacido” denuncian en el comunicado.

“Podríamos decir que en una democracia todas las personas deberíamos tener la posibilidad de que se hicieran oír nuestras demandas y necesidades a quienes nos representan, pero parece ser que hay quien puede llamar por teléfono a “hágase su voluntad” y el resto, la mayoría, nos desgañitamos en la calle sin que hagan mención de tenerlo en cuenta” añaden.

Desde la Coordinadora denuncian que “se escudan en la representatividad y aseguran que la gente que está en la calle es una minoría, pero hay datos de que el 80% de las personas católicas está en contra de la línea política de la iglesia sobre los derechos sexuales y reproductivos”.

La Coordinadora recuerda que en la Constitución “nos definimos como un Estado aconfesional pero estamos viendo como este gobierno está siguiendo al dictado las directrices de un clero que parece sacado de la postguerra y que pretende hacerse juez de unos valores y una doctrina que mantiene la desigualdad entre géneros y que predica el asistencialismo antes que la lucha por los derechos conquistados y perdidos. Si esto estuviera sucediendo en otro lugar sin duda nuestros medios de comunicación hablarían de fundamentalismo religioso impuesto a toda la población”.

“Basta ya de injerencia de la Iglesia, fuera los rosarios de nuestros ovarios y seguiremos saliendo una y otra vez a la calle a defender nuestro derecho a decidir” concluye el comunicado.

La Coordinadora, tras la “aceptación masiva” de la campaña contra la reforma de la Ley IVE en las calles zaragozanas, manifestó que “claramente la ciudadanía no quiere que se modifique la actual ley del aborto”.

Sin fecha para la reforma de la ley del aborto

La puesta en marcha de la reforma de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), una de las reformas más polémicas de la legislatura del Partido Popular, se ha quedado sin fecha para su aprobación por el Consejo de Ministros y para su tramitación posterior en el Congreso de los Diputados.

Soraya Sáez de Santamaría, vicepresidenta del Gobierno, aseguró este martes que “la reforma de la ley del aborto quedaba aplazada sine die y se dará prioridad al cambio en el Código Penal”. Pocas horas después la misma Soraya rectificó y señaló que la reforma “se tramitará al mismo ritmo que otras leyes”.

En cualquier caso, la decisión del Ejecutivo supone una desautorización de los planes del ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, que desde el principio de la legislatura apostó fuerte con este asunto, garantizando a los sectores más conservadores que la reforma supondría un regreso a la Ley de 1985 y la anulación del supuesto de aborto por malformación del feto.

968993_338790526247429_589087834_nCon la reforma de Gallardón además “se eliminarán algunos de los avances más importantes de la ley actual, como el aborto libre durante las primeras 14 semanas, o la posibilidad de las mujeres de abortar sin consentimiento paterno a partir de los 16 años” como denuncia la activista feminista y militante de En Lluita Ana Villaverde.

Ollero dice que si no se aprueba la reforma el Constitucional tendrá que resolver el recurso

El magistrado del Tribunal Constitucional (TC) Andrés Ollero, ponente del recurso contra la ley del aborto, aseguró el jueves que si el Gobierno no aprueba la anunciada reforma de esta norma, el tribunal tendrá que decidir sobre el recurso del PP contra la Ley en vigor del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero.

El magistrado aseguró no tener “ni idea” de si puede salir antes la reforma o la sentencia, ni del sentido de ninguna de ellas. Andrés Ollero, que fue elegido magistrado del TC en 2012 por el Congreso a propuesta del PP, afirmó que no hay motivos “en absoluto” para que sea recusado para formar parte del tribunal que decidirá dicha sentencia en atención a las opiniones que haya podido expresar sobre el aborto. “Lo que yo haya podido opinar como ciudadano de qué es lo que más me gusta no tiene nada que ver con los mínimos constitucionales y ahora no me condiciona lo más mínimo”, explicó a Efe. Andrés Ollero evitó detallar su opinión pues sostiene que además de que “los magistrados del TC no deben hablar demasiado de lo que tiene entre manos”, lo que piensa “ya está escrito y por ahí anda”.

Cabe recordar, que Andrés Ollero, miembro del Opus Dei y durante cinco legislaturas consecutivas el cabeza de lista de AP, primero, y PP, después, por Granada para el Congreso de los Diputados, se ha mostrado durante su trayectoria muy beligerante en este terreno. Ollero participó en 1995, como diputado del PP, en la votación de la tramitación por el procedimiento de urgencia del Proyecto de Ley Orgánica sobre interrupción voluntaria del embarazo.

Algunas de las opiniones de Ollero sobre el aborto fueron publicadas en un artículo, titulado ‘Democracia y sofisma’ en El País en enero de 1987: “Si hay un ser humano, dejar a su madre en paz supone autorizar un acto de guerra contra su hijo, permitiéndole que se desembarace de él. Si no hay un ser humano o, al menos, no es digno de protección penal, alguien debería molestarse en exhibir argumentos”. En enero de 2012, en el artículo ‘El aborto y el Tribunal Constitucional’ en El Diario Médico, Ollero sentenciaba: “Cinco lustros después, la situación es de aborto libre, al convertirse España en un paraíso del turismo abortista y el lugar donde más crece el número de abortos en la Unión Europea. Entre los que se despreocuparon de su protección y los que no se atrevieron a protegerlos, los no nacidos no han ganado para sustos”.

Un movimiento amplio frente a la contrarreforma de la ley del aborto del PP

dia de la madreEn un artículo publicado recientemente por En Lluita, Ana Villaverde advierte “como no podía ser de otra forma ante un retroceso tan grave”, la oposición de muchos sectores con diferentes posturas a la reforma anunciada por el Gobierno. “Por un lado, hay sectores que defienden que se mantenga la ley actual, aprobada durante el anterior Gobierno del PSOE, que combina plazos con supuestos. El problema de este tipo de fórmulas de consenso es que han caído en el debate interesado que plantean los grupos antiabortistas, al intentar compatibilizar unos supuestos derechos del no-nacido con la libertad de las mujeres”.

Para Ana los derechos no se pueden garantizar a medias y la ley vigente presenta importantes limitaciones. “Además de mantener determinados supuestos a partir de un primer plazo, el aborto continúa estando tipificado como delito en el código penal y se mantiene la objeción de conciencia para los facultativos. En esta situación de inseguridad jurídica, el personal sanitario en muchas ocasiones prefiere acogerse a la objeción de conciencia antes de arriesgarse a practicar una IVE (Interrupción voluntaria del embarazo)” añade.

“Por otro lado, una parte importante del movimiento feminista y organizaciones de la izquierda anticapitalista coincidimos en defender el aborto libre y gratuito. Entre estos sectores, las consignas más escuchadas son las que hacen referencia al derecho de las mujeres a decidir sobre el propio cuerpo. Esta defensa del derecho a decidir, sin embargo, no debería leerse sólo como un derecho individual, sino también como un derecho social” apunta Ana.

“Cuando se aprobó la ley actual en el 2010, hubo feministas que aún denunciando sus limitaciones, entendieron que había que dar un apoyo crítico a la ley frente a la oposición de los antiabortistas. Ahora, como entonces, es necesario elaborar consensos de mínimos, fundamentados en el rechazo común a la reforma que plantea el Gobierno” recuerda Ana.

En este sentido Ana finaliza diciendo que “sin renunciar a las reivindicaciones históricas, si queremos frenar este ataque debemos ser capaces de apostar por movimientos amplios, que sean capaces de aglutinar tanto a los sectores que defienden la ley actual, como a quienes defendemos que el aborto debe ser un derecho de todas las mujeres, al que podamos acceder de forma plenamente libre y gratuita”.