“Me gustan los abrazos”, es una frase que hacemos propia, y el título de un libro precioso de José Orna y ahora abrazar se ha vuelto complicado. Incluso arriesgado. Y sin embargo… ¡ay, cuánta faltan nos hacen los abrazos!

Así que os invitamos a reivindicar los abrazos, que tan bien sientan y tan necesarios resultan. Porque se puede abrazar sin ponernos ni poner a las demás en personas en ningún riesgo.

Y es que abrazos, como explica hay de muchos tipos. Y ahora es tiempo de inventarnos muchos otros más para no tener que renunciar a ellos. Porque una cosa es la distancia física, y otra muy distinta es la distancia social, no digamos ya el olvido o la indiferencia. No podemos ni queremos dejar de abrazar a nuestras personas queridas, esa red que cada quien va tejiendo a lo largo de su vida, y que nos sostiene y alimenta. Ahora mismo esa red de personas con las que nos entrelazamos es más necesaria que nunca. Ahora que se nos recuerda que es necesario cuidarnos y cuidar a los demás, cuidemos también los afectos. Como bien sabréis, porque no nos cansamos de repetirlo, los afectos son revolucionarios.

¿No se te ocurre por dónde empezar a abrazar? Pues aquí van algunas ideas:

  • Abraza con la mirada.
  • Abraza con una carta, una postal o un regalo. Algo tuyo, especial para la otra persona, que no se esfume fácilmente.
*
  • Abraza tus miedos, en lugar de pelear con ellos. Y que ese abrazo sirva para hacer un poco las paces contigo misma.
*
  • Abraza los árboles, respira y conecta con la naturaleza de la que formas parte.
*
  • Abraza siguiendo las recomendaciones para hacerlo con un riesgo muy bajo: con mascarilla, brevemente, conteniendo la respiración y mirando en direcciones opuestas.
*
  • Abraza chocando culo con culo.
  • Abraza con una buena sonrisa, si puedes quitarte la mascarilla con seguridad.

Y para calentarnos en este el otoño que comienza os proponemos un nuevo reto, que hemos llamado «abrazar la covidia».

*Ilustraciones de R. Blanca: «Me gustan los abrazos»

Queremos recibir vuestros abrazos. No serán físicos, claro está, pero sabemos que hay muchas formas posibles de abrazarse. Este es la idea: queremos imágenes de abrazos; pueden ser fotos, dibujos, e incluso pequeños textos. Las fotos pueden ser actuales o antiguas (puede ser un buen momento para recopilar momentos de cariño!). Como decíamos más arriba, abrazos hay de muchos tipos, así que dadle a la imaginación para inmortalizar todos esos abrazos que necesitéis dar. También podéis animaros a pedirlos, si lo que necesitáis es más bien recibirlos. En cuestión de abrazos, y de afectos en general, lo ideal es que la cosa entre bien equilibrada entre dar y recibir.

Os animamos a subirlas a las redes Instagram y facebook con el hastag #megustanlosabrazos. Haremos un gran mural de afectos con todas ellas; algo que nos mantenga calentito y a salvo el corazón mientras siga haciendo este frío.