He aquí un libro que hacía falta. No podemos menos que agradecer a Anna Salvia y a Cristina Torrón por hacer posible un libro con tanta información, explicada de una forma tan clara, bonita y cómoda de leer.

La regla mola, pero es algo que seguramente muchas personas cuestionarán. Aunque el acento no sólo hay que ponerlo ahí, sino en esa segunda parte del título que aparece más pequeñita, y que para nosotras es la clave: «si sabes cómo funciona».

La información sobre nuestros cuerpos y su funcionamiento – información que ha de ser completa, de calidad y adaptada a nuestra capacidad de comprensión – es un derecho reconocido. Sin embargo, seguimos viendo que en el terreno del sexo y la sexualidad, ese derecho se vulnera. «¡Pero si todo el mundo a día de hoy ya sabe lo de la regla!», pensaréis algunas personas. Bueno… sí y no. En realidad la mayoría sabemos que se sangra cada mes, un poco de información básica sobre los ovarios y el útero, y poco más. Y es que eso hasta ahora, era lo que se consideraba suficiente con saber. Pero la experiencia nos dice que no es así; que hace falta entender el proceso de manera más completa, y que muchas de las preguntas que se hace la gente que tiene la regla no quedaban respondidas con esas pinceladas de información. «Pero entonces… ¿qué más hace falta saber sobre la regla? ¡No todo el mundo necesita convertirse en experto!». No se trata de obtener conocimientos que no necesitamos ni de hacer un máster en procesos menstruales. De lo que se trata es de ser capaces de entender y gestionar nuestro propio cuerpo. Comprender lo importante que es estar en contacto con el cuerpo, ser cuerpo. Eso que algunas venimos reivindicando desde hace tiempo y que cada vez se oye más: empoderarnos, agenciarnos nuestra salud y tener herramientas suficientes para el autocuidado. Se trata de un conocimiento constructivo sobre el cuerpo que somos, donde aprendamos a sentirlo, escucharlo, vivirlo y aceptarlo y donde consigamos sentir el potencial que éste tiene para así dejar de guerrear y poder disfrutarlo.

Y para ello es imprescindible contar con información de calidad y completa. En el asunto de la menstruación se ha pasado por encima durante demasiado tiempo todo lo que tiene que ver con la ciclidad, y cómo esto influye en cuestiones emocionales. Es algo un pelín más complejo que estar de mal humor o más sensible en los días prerregla, por ejemplo. Y por cierto, no nos gusta cuando eso se usa para criticarnos o menospreciar nuestros sentires. Entender la ciclidad de nuestros cuerpos nos puede ayudar a entender mejor lo que nos pasa, y a atender en la medida de lo posible nuestras necesidades personales.

Que la regla puede molestar, pero no tiene que doler, es un mensaje que tiene que sonar alto y claro, dejando atrás tiempos y tiempos de sufrir en silencio dolores que alertaban de patologías y otro tipo de malestares que no son propios de la menstruación. Conocer el flujo y sus cambios nos abre una posibilidad de gestión de nuestra salud y fertilidad que no deberíamos haber perdido.

La lectura de un libro como éste, acompañada de un buen asesoramiento a la hora de elegir qué productos usaremos en nuestro día a día con nuestra regla nos ayudan a llegar a disfrutar de ella.

Estamos convencidas de que este libro junto con el uso de la copa menstrual, una braga con absorción, unas compresas ecológicas reutilizables, u otros productos como las esponjas reutilizables; no sólo nos da autoconocimiento, si no también nos empodera y nos hace disfrutar de una regla saludable, sostenible y ecológica.

Son muchos temas los que abarca este libro y creemos de verdad que es una muy buena herramienta. Os contaríamos mil cosas de las que cuenta… ¡pero mejor os dejamos que lo descubráis en persona!