La política de mercado está basada en unos valores que no tienen en cuenta a las personas y mucho menos a las mujeres. El fin de esta política es puramente lucrativo e individualista, sin ningún tipo de rigor ético,ni medioambiental y donde las mujeres son simples mercancías, objetos sexuales y de deseo.

Tenemos muy presente el enfoque que tradicionalmente le ha dado el mercado a la comercialización de productos eróticos. Este se ha dirigido exclusivamente al consumidor masculino, ignorando e invisibilizado los derechos erótico afectivos de las mujeres, lo que ha acarreado connotaciones negativas de la feminidad y del uso de su placer.

Desde DESMONTANDO A LA PILI queremos apostar por estructuras empresariales y económicas que impulsen un cambio de modelo que tenga en cuenta a las personas y al medio ambiente, es decir, un entramado de empresas, servicios y personas, donde los beneficios no sean lo único importante y que estos sirvan para algo más que para el lucro individual.

Queremos enmarcar a DESMONTANDO A LA PILI económica y empresarialmente en la Economía Alternativa y Solidaria, porque sinceramente creemos que el ganar dinero y conseguir protagonismo y presencia en el ámbito empresarial, no debe estar reñido con un intercambio económico justo.

En DESMONTANDO A LA PILI aspiramos a ser mujeres empresarias y cooperativistas y a tener un peso real y específico en el mundo erótico-empresarial, así como tambien en la esfera pública de Zaragoza y Aragón.

Además, en cuanto nos lo permita nuestra economia vamos a hacer que una parte de los beneficios de DESMONTANDO A LA PILI tengan una finalidad solidaria; concretamente apostaremos por apoyar proyectos de mujeres, porque creemos en el apoyo mutuo y en la cooperación entre mujeres para poner en un primer plano nuestras necesidades.

Por lo que, como mujeres críticas con la sociedad de consumo en la que vivimos y conscientes del significado de ser mujer en esta sociedad por vivirlo en primera persona, creemos con determinación que es necesario un cambio de pensamiento desde una perspectiva feminista para llegar al cambio social real. Vemos en la Economía Alternativa y Solidaria y en el nuevo mercado de la erótica para mujeres una oportunidad para llegar, de una forma cercana, agradable e incluso divertida, a aquellas mujeres que lo deseen pero sin repetir los errores derivados del sistema heteropatriarcal, y además ganar dinero ¿por qué no?