Nuestras vidas no están para ir tirando la casa por la ventana. Por esta razón, te proponemos unos cuantos consejos para mantener en buen estado tus juguetes para que tengan una mayor vida útil. Al mismo tiempo, garantizarás tu salud y tu placer.

Para comenzar, ten encuenta el tipo de material de los juguetes. Los distintos materiales serán un factor básico para su buen estado. Los mejores por sus cualidades hipoalergénicas y su duración son la silicona y el elastomed. Dejamos para otro momento los materiales que hay mucho que decir.
Antes de estrenarlo, lávalo con cuidado con agua y jabón —a ser posible un jabón neutro— o algún limpiador específico —nosotras te recomendamos que sea ecológico—, pero no es necesario que gastes más de lo que puedas necesitar, así que con el jabón que usas para tu piel, será suficiente. Recuerda que los jabones pueden tener componentes químicos que dañen la flora vaginal, facilitando que se cojan infecciones, pero además, pueden dañar los juguetes.
 
Cada vez que termines de jugar, acuérdate de limpiarlo, incluso, si éste es de silicona o elastomed, puedes hervirlos unos minutos.
 
Si se trata de un vibrador o giratorio, y no es acuático, ten cuidado de que no le entre agua. Si le entrase algo de agua, ten paciencia para que se seque bien, y a ver si hay suerte.
 
Guárdalo en un lugar donde no coja polvo, protegido de la luz directa y sin elevada temperatura. Puedes protegerlo con alguna tela de algodón o una media que ya no uses. 
Si el juguete es de pilas, usa pilas recargables así no soltaremos tantos residuos innecesarios, además, a la larga, sale más económico. Independientemente del tipo de pilas, es mejor quitárselas tras su uso ya que, dejarlas dentro del juguete, afecta a su mantenimiento. Por otro lado, los sistemas de encendido de los juguetes son  muy sensibles, así que puede que se te gasten las pilas si las dejas puestas y que cuando quieras jugar se te hayan acabado y nos momento para buscar pilar por la casa…

Por el contrario, si el juguete es recargable, no lo tengas más del tiempo necesario y no dejes el cargador enchufado, no sólo porque así duran menos, sino porque es un gasto innecesario de energía.

Y recuerda, consumo responsable hasta en la cama.