El 28 de junio de 1969, mañana hace 50 años en Stonewall, las raras, las mal vistas, las marginadas, las trans, las travestis, se rebelaron contra la represión y violencia que sufrían a diario por su realidad. Se trataba de un hostigamiento constate que la policía realizaba bajo el llamado “Escuadrón Moral”.

Dos de las protagonistas de este primer 28 de junio fueron Sylvia Rivera y Marsha P. Johnson: trans, putas y racializadas, quienes hartas de la violencia que vivían a diario lanzaron las primeras respuestas de confrontación a la policía. Así comenzaron los disturbios y revueltas, dando paso a manifestaciones espontáneas donde por vez primera la comunidad TLGB salía para defender la diversidad sexual. Los disturbios de esa noche fueron la semilla de la lucha por los derechos de la comunidad LGTBIQ, entendiéndose finalmente como una fuerza diversa y solidaria.

Por lo tanto, el 28 de junio de 1969 fue un día de revelación y rebelión. De revelarse, siendo valientes, mostrándose aún más ante aquellas/os que no les entendían y que les rechazaban. Y de rebelarse enfrentándose a la violencia, luchando por sus derechos. De ahí el ORGULLO. Un orgullo político, sin miedo y poderosas ante aquello que oprime.

En los institutos solemos encontrarnos que las reflexiones de las y los adolescentes en cuanto a la diversidad sexual son “que todxs somos iguales”. Nosotras insistimos: es justamente todo lo contrario. No se trata de hacernos iguales, sino de valorar la diferencia. La diferencia que tenemos todas las personas por el hecho de ser sexuadas, de ser únicas, de ser como somos, de ser humanas.

Por eso los derechos LGTBIQ son Derechos Humanos.

Ante el auge de la derecha y la ultraderecha, racista y lgtbfóbica, más que nunca, hay que salir a la calle. Visibilizar la diversidad y sonreír por ella. Seguir luchando por una educación sexual integral como un derecho humano fundamental. El 28J es un día de lucha por un mundo más justo y acogedor para todas las personas y sus diversidades.

Bajo el lema “Vuestra memoria impulsa nuestra lucha” nosotras nos vamos a las calles que esperamos llenas de arcoiris. Hacemos nuestra la frase de Sylvia Rivera “somos gente que está intentando hacer algo para todas” y cerramos nuestro espacio a las 19.30h para acudir a la manifestación a las 20h en la Plaza Aragón.

El Orgullo es protesta, es solidaridad, es rebelión, es revelación y son cuidados.

Feliz, luchador y alegre Orgullo.