Cuando hablamos de menstruación y sus maneras de higiene y cuidado, se nos presentan un montón de opciones, algunas más saludables que otras.

*Imagen: Alexandra Sophie

Conocidos son los tóxicos y químicos insanos para nuestro cuerpo que contienen los tampones y compresas más comercializadas, como los blanqueantes y el cloro que llevan (recordemos que las cosas no son blancas por naturaleza), los cuales alteran el PH de nuestra flora vaginal al ser dispositivos de absorción (tampones) o a no dejar transpirar (compresas).

Si queremos evitar estos conocidos componentes, ¿qué opciones tenemos? y lo más importante: ¿cuál se adapta mejor a mis necesidades?

En esta publicación os informamos de las diferentes opciones, su funcionamiento, sus ventajas y desventajas, para que podáis decidir con información y de manera consciente el método más apropiado para vuestras necesidades y que cuide vuestros cuerpos durante la menstruación.

COPA MENSTRUAL

La copa menstrual es la opción saludable que poco a poco se va abriendo paso entre los demás métodos agresivos con nuestro cuerpo. Es por ello que podemos encontrar actualmente diferentes tipos de copas, cuyas diferencias son el diseño, el color… pero sobre todo el material. Es muy importante que sepamos de qué está hecha nuestra copa menstrual, puesto que muchas de ellas están fabricadas con tipos de siliconas u otros plásticos que pueden tener químicos y hacer que deje de ser respetuosa con nuestro cuerpo.

Así, en Desmontando a la Pili sólo trabajamos con la marca Mooncup, puesto que es la única con el certificado de 100% silicona médica (Ltd. posee certificación ISO 13485 y está registrada en la FDA). Apostamos además por esta copa porque es una pequeña empresa de mujeres con experiencia desde 2002, cuyas trabajoras son propietarias de la empresa y cuentan con distinciones por ética empresarial, por su compromiso con las personas y el resto de animales, así como una política medioambiental aplicada a todo el ciclo vital del producto.

18814221_1512489018828491_7768844451800639988_n

Su uso es sencillo, pero es cierto que necesitaremos tiempo y práctica hasta acostumbrarnos a ella. Lo primero, siempre antes y después de la menstruación tendremos que hervir nuestra copa para eliminar posibles bacterias. Tras ello, procederemos a la colocación. Para colocarla, podemos doblarla de la manera que nos sea más cómoda.

Tras esto, la meteremos en el conducto vaginal y dejamos que se expanda. Al hacer el efecto vacío, la copa subirá y se colocará correctamente sin que haya pérdidas. Si se sigue sintiendo la copa de forma incómoda, se puede introducir más profundamente hasta que deje de notarse.

Una vez colocada la dejaremos un máximo de ocho horas y para sacarla se puede arrastrar hacia abajo con su palo, pero es necesario pellizcar su base para romper el vacío antes de sacarla completamente.

La vaciamos, enjuagamos y repetimos el proceso.

Las ventajas del uso de la copa menstrual con respecto a tampones/compresas de algodón son las siguientes:

  • Saludable: La copa menstrual Mooncup está fabricada con silicona 100% médica, por lo que no contiene ningún tipo de tóxico que atente contra nuestro cuerpo, respetando el PH de la flora vaginal. Además se trata de un elemento de recogida y no de absorción, por lo que respeta la lubricación y permite que nuestra vulva se mantenga sana y lubricada. Y no lleva ningún tipo de tinte.
  • Ecológica: Al ser reutilizable y tan duradera, la copa menstrual no genera residuos ni expone al medio ambiente a tóxicos que también le afectan. Por lo que nuestra huella ecológica se reduce en gran medida.
  • Económica: Tiene una duración de diez años, por lo que podemos imaginarnos lo que nos ahorramos en comparación con los tampones y las compresas durante todo ese tiempo.

Las desventajas y los usos no recomendados de la copa menstrual:

  • No debemos olvidar que no deja de ser un dispositivo extraño para nuestro cuerpo que está en continuo contacto con las paredes de la vagina, por lo que, si se tienen menstruaciones muy largas, en los últimos días de menor sangrado, puede producir un poco de irritación al introducirla y extraerla.
  • Por otro lado, para las personas que tienen la musculatura pélvica muy débil y sufren de prolapso o atrofias, no es recomendable el uso de la copa menstrual, ya que no se tendría la fuerza suficiente como para sujetarla cuando se llena y podría llegar a caerse.

¿Sabes cuándo se inventó la copa menstrual? Hagamos un poco de Herstoria.

La primera copa bajo la patente Hockert Catamenial Sack, también llamada “saco catamenial” tiene fecha​ de 1867.

 

Fue en 1937, cuando Leona W​. Chalmers realizó su propio prototipo de “receptor  de caucho que patentó y comercializó, con una forma más semejante a las que se ven en la actualidad.

Es curioso cómo se invisibiliza la historia de las mujeres y de dispositivos tan maravillosos y saludables. Esto hace que haya una percepción y un imaginario colectivo de que sea la copa un método poco seguro y nada sano. Más lejos de la realidad, lo que ocurre que al no conocerse da algo de miedo y parece que porque no salgan en los anuncio no sea bueno. El hecho de que los tampones y comprensas convencionales sean conocidos no los hace buenos productos, todo lo contrario, son bastante tóxicos y perjudiciales para nuestra salud y para el medio. Pero, debemos ser claras, las grandes empresas de tampones y compresas tienen mucho dinero para llegar a todos los lugares y les importa bastante poco nuestra salud y comodidad así como la sostenibilidad de la vida, sólo quieren el lucro.

ESPONJAS MARINAS

Las esponjas marinas son otra gran alternativa 100% natural a los químicos en los productos de higiene menstrual. Se trata de esponjas marinas naturales del Mediterráneo, extraídas de forma ética.

Cuando están secas su aspecto es rígido, pero al sumergirlas en agua tibia se convierte en un material suave, sedoso y muy absorbente. Le quitamos el exceso de agua y ya está lista para su introducción. Podemos llevarla puesta alrededor de unas 6-8 horas dependiendo de la cantidad de flujo menstrual que tengamos. Tras ello, la extraeremos tirando de ella con los dedos, la aclaramos y repetimos el proceso.

Las ventajas de este producto son:

  • Son saludables, respetan completamente el PH vaginal al no estar tratadas con ningún tipo de químico y por lo tanto no produce alteraciones.
  • Son reutilizables, por lo que reducen el gasto económico a largo plazo.
  • Son biodegradables y una vez que las desechamos no producen residuos al medio ambiente. Tienen una duración de 6 meses a un año, dependiendo del uso y el cuidado que le demos.
  • Son muy absorbentes y se adaptan con facilidad a las paredes de la vagina gracias a su plasticidad. Además, dependiendo de la cantidad de flujo menstrual que tengamos, podemos recortarla para que se adapte más a nuestras necesidades.
  • Es apta para personas que tengan prolapsos o atrofias gracias a su ligereza.
  • Además se puede emplear para evitar pérdidas en los encuentros eróticos con penetración.

Las desventajas son:

  • Se trata de un elemento de absorción y por lo tanto, no solamente absorberá el flujo menstrual, sino que también lo hará con parte de la lubricación y puede producir sequedad. Aunque hemos de saber que su capacidad de absorción es más lenta con lo cual menos agresiva.

COMPRESAS ECOLÓGICAS

Las compresas siempre son una opción para aquellas personas que tienen muy poca cantidad de flujo menstrual o que sienten molestias en la introducción de elementos externos en la cavidad vaginal. Compresas, eso sí, ecológicas, reutilizables y respetuosas con nuestra vulva. Están fabricadas con algodón 100% y en su interior llevan una fina capa de bambú, que se trata de un material muy absorbente y transpirable. La convierten así en una compresa fina y resistente a las grandes cantidades de flujo menstrual.

La colocación de estas compresas es muy parecida a de las compresas más comercializadas, la diferencia está en que en sus alas cuenta con unos enganches a modo de botón, para que puedan agarrarse entre sí y se sujeten a la braga. Dependiendo de la cantidad de flujo menstrual, una misma compresa puede aguantar hasta ocho horas puesta y deberá retirarse igualmente por protección ante las bacterias generadas, en ese máximo de tiempo. Por otro lado, para el lavado, podrán meterse en la lavadora y estará lista para usarse de nuevo en cuanto se haya secado.

Las ventajas de estas compresas son muy parecidas a las de la copa menstrual:

  • Salud, ecología y ahorro al ser reutilizables, además siendo de algodón 100% respeta el flujo constante de la vulva y no altera su PH, eliminando el riesgo de producir infecciones o cándidas.
  • Perfectas también para ser usadas en los últimos días de menstruación, cuando el flujo menstrual se da en menor cantidad y la introducción de elementos en la vagina puede ser algo más incomoda después de varios días de menstruación.

TAMPONES SALUDABLES

Los tampones no dejan de ser una opción si hablamos de llevar nuestra menstruación de forma saludable, tampones sin químicos, eso sí. Se trata de un dispositivo realizado en poliuretano (el mismo material con el que se fabrican los preservativos vaginales), el cual es respetuoso con el PH de la vagina y no genera alteraciones en la misma.

La colocación de estos tampones es muy sencilla y parecida a la de los más comercializados. Es necesario lubricarlos para facilitar su introducción, tras ello se pliegan y se introducen. Tras un máximo de ocho horas, será retirado fácilmente gracias a su abertura que permite un mejor agarre y extracción.

Las ventajas de este dispositivo son:

  • Si se acostumbra usar tampones, se trata de una alternativa saludable a los tóxicos empleados el los tipos de tampones más comercializados, gracias a su fabricación en poliuretano. Se trata de un dispositivo que permite su uso en caso de atrofia o prolapso, gracias a su poco peso. Además es un tipo de tampón que permite que haya penetración mientras está colocado sin que haya pérdidas.

Las desventajas de los tampones saludables con respecto a otros elementos son las siguientes:

  • No son reutilizables, por lo que genera residuos y no son tan respetuosos con el medio ambiente como los otros dispositivos reutilizables y genera a su vez y a la larga un mayor gasto económico.
  • Por otro lado, no podemos olvidarnos de que se trata de un elemento de absorción y por lo tanto, no solamente absorberá el flujo menstrual, sino que también lo hará con parte de la lubricación y puede producir sequedad. Además al funcionar a través de la absorción, genera mayor cantidad bacteriana y por ello, existe riesgo de que se produzca el síndrome de shock tóxico, es por eso que no es recomendable emplearlo más de ocho horas.

 

Recuerda que siempre hay opciones más allá de lo que se suele ver, y que en el centro de la filosofía de lxs fabricantes que se dedican a productos para la menstruación tienen que estar las vaginas, las vulvas y sobre todo las personas que los van a usar.