Desde el Área de Cuidados y Economía Feminista de la ESyS Aragón (Reas Aragón, Mercado Social Aragón Coop57 Aragón) hemos escrito este manifiesto en apoyo a la Huelga Feminista del 8 de marzo:

Han sido meses de trabajo, de militancia, de identificar los privilegios y señalar las desigualdades, de debates fructíferos y también de muchos inútiles, en los que la sociedad en general y la Economía Solidaria en particular hemos estado inmersas.

Desde las redes y entidades que formamos la Economía Social y Solidaria (ESyS) hemos manifestado nuestro apoyo a la huelga feminista de carácter internacional del 8 de marzo de 2018. No nos mereceríamos los apellidos de “social y solidaria” si no lo hubiéramos hecho. Hemos empezado por el principio, revisando y reformulando las bases sobre las que nos apoyamos, las que nos identifican y diferencian de las “otras” economías.

Lo primero fue renombrar la ESyS: Economía Social, Solidaria y Feminista. En base a esto, trabajar en los diferentes territorios, redes y entidades los seis principios de la Carta de la Economía Solidaria. Queda mucho por revisar, poner en común y llevar a la práctica y qué mejor que aprovechar esta huelga como ejercicio para ello.

Vamos a la huelga por principios, con el fin de lograr varios propósitos:

Principio de equidad, porque queremos construir nuestras vidas desde la diversidad sin relaciones de poder que anulen o discriminen. Porque las desigualdades provocan exclusión social y violencias machistas que nos están matando. Por eso hacemos huelga general.

Principio de trabajo y bienestar laboral, porque queremos visibilizar y poner en valor todas aquellas tareas que sostienen nuestras vidas y nuestros proyectos. Por eso hacemos huelga de cuidados.

Principio de sostenibilidad ambiental, porque debemos reconocer nuestra ecodependencia en el sostenimiento de la vida para evitar la explotación de pueblos y territorios. Por eso hacemos huelga de consumo.

Principio sin fines lucrativos, porque no queremos medir los balances de resultados sólo en base al capital o beneficios económicos, sino también en los humanos, sociales, medioambientales, culturales y participativos. Por eso hacemos huelga de trabajo.

Principio de compromiso con el entorno desde la corresponsabilidad en la coeducación y en el aprendizaje mutuo, porque queremos aulas vivas y alegres desde la educación pública, laica, feminista y de calidad. Por eso hacemos huelga estudiantil.

Principio de cooperación como estrategia de transformación social y desde la sororidad, el apoyo mutuo y las relaciones horizontales, por eso colaboramos, apoyamos y convocamos la huelga feminista del 8 de marzo. Por principios.