A algunas mujeres les preocupa que su vulva sea “fea” o que no parezca “normal” y no vaya a gustar, e incluso hay quien llega a operársela para que tenga un aspecto más similar a lo que se supone que sería una “vulva ideal”. Preocupa que los labios menores sobresalgan, o que los labios no sean simétricos, que el clítoris sea más grande “de la cuenta”, y así sucesivamente.

En realidad no existe tal aspecto de vulva ideal, y lo mismo que en los rostros de las personas existe una diversidad casi infinita, también la hay en las vulvas. Existen montón de vulvas en las que los labios internos (mal llamado “menores” normalmente) sobresalen, o en las que un lado es distinto al otro, y demás. No hay ningún problema en ello, y lo importante es (una vez más…) conocerse y quererse.

Y entonces… ¿por qué mucha gente tiene en la cabeza una imagen ideal de cómo debería ser una vulva bonita y sufre si la suya es diferente?

Hay varias cosas que influyen en ello:

  • Solemos tener muy poca información sobre las vulvas, y eso incluye poco acceso a imágenes auténticas de vulvas de distintos tipos.
  • El porno mainstream sí muestra vulvas, pero lo hace de una manera muy estereotipada, cultivando ese mito de que todas son iguales.
  • La presión que existe sobre el cuerpo de las mujeres y que se ejerce de muchas formas distintas incluye también cierta presión sobre los labios vaginales. No es que nadie hable de ello explícitamente, pero se consigue transmitir esa presión que puede generar malestar cuando tu cuerpo no se corresponde con la norma estética. No olvidemos que hay gente que está haciendo negocio con estos malestares, a través de clínicas de estética, de productos supuestamente milagrosos, etc.

Y yo, ¿qué puedo hacer para mejorar mi relación con la vulva?

  • Infórmate. Investiga cómo pueden ser las vulvas y vaginas, las diferencias existentes entre unas personas y otras, qué partes y funciones tiene, etc. La información es buena aliada de la salud, la autoestima y el bienestar, en definitiva.
  • Rompe el silencio. Tanto tabú alrededor de las vulvas (y de las cuestiones de las mujeres, en general) no hace más que generar más mitos y perpetuar malestares. Habla con otras personas con vulva – o sin ella – de tus dudas, comparte tus descubrimientos, pregunta a tus mayores cómo ha cambiado su cuerpo con el tiempo, comenta con tus pequeños/as cómo es su cuerpo.
  • Acepta la diversidad como parte de la realidad y date la oportunidad a ti mismo/a de apreciar la belleza en cualquier tipo de cuerpo. Se llega más lejos mejorando en autoaceptación y autoestima que intentando modificar nuestros cuerpos o estando a disgusto con ellos.
  • Conócete. Si tienes vulva, esta puede ser una buena ocasión para coger un espejo y mirar con cariño cómo es, distinguir sus partes, apreciar si ha cambiado con el paso del tiempo y establecer una buena relación con esa parte del cuerpo que a veces tenemos un poco olvidada.

Aquí os dejamos algunos recursos que os pueden servir para empezar a investigar y conocer mejor el mundo de las vulvas:

– The Great Wall of Vagina: una exposición hecha a partir d   e vulvas reales que busca dar a conocer la gran diversidad existente. http://www.greatwallofvagina.co.uk/home

– La Psico Woman habla con el tema en su vídeo “El tamaño de los labios vaginales”: https://www.youtube.com/watch?v=xXhZGlvM67I

– En Reino Unido han hecho una guía recientemente llamada “So what is a vulva anyway” en la que puedes encontrar información básica. Está en inglés, pero tiene dibujos.